Manifestación pro Palestina provoca cierre de universidad española (incluye video)

To read this story in English, click here.

Desde abril de este año, decenas de campus universitarios en Estados Unidos han formado parte de una tendencia nacional de manifestaciones estudiantiles en contra de la guerra en Gaza. Miles de estudiantes que participaron en dichas protestas han sido arrestados o suspendidos por participar en actividades como instalar campamentos o usar megáfonos para comunicarse.

Las universidades en el estado de Florida han sido escenario de varias protestas. Estudiantes de University of Florida, University of South Florida, Florida State University, University of Central Florida, University of North Florida y de Florida International University han estado involucrados en protestas pro Palestina y todos han tenido algún tipo de enfrentamiento con la policía. Desde el arresto de estudiantes y la prohibición de marchas, hasta el uso de gases lacrimógenos por parte de las fuerzas de seguridad para dispersar grupos, los estudiantes de estas universidades han enfrentado duras repercusiones por protestar en sus propias universidades.

Al otro lado del Atlántico, una antigua ciudad en el sur de España enfrenta una realidad similar. 

La Universidad de Sevilla, ubicada en la región de Andalucía, está entre las 20 universidades públicas más prestigiosas de España. El campus principal es de arquitectura barroca, pero la vida estudiantil refleja la de los campus estadounidenses modernos, con sus variadas actividades extracurriculares, oportunidades de estudio en el extranjero y, más recientemente, un cuerpo estudiantil políticamente activo.

El campus principal, de 600 años de antigüedad se ha convertido en un espacio de protestas por parte de los miembros de PalestinUS, el grupo de solidaridad Palestina-Sevilla de la universidad, cuyo objetivo es criticar la guerra en Gaza, mostrar su apoyo por los refugiados palestinos que han quedado sin hogar por causa de los ataques, y además demandar un cese de los vínculos de la universidad con instituciones académicas israelíes. Desde el 13 de mayo, los estudiantes han realizado protestas y reuniones diarias desde un campamento en el jardín frontal de la escuela, espacio que fue otorgado a los participantes por el rector, Miguel Ángel Castro Arroyo.

La ubicación inicial del campamento estaba escondida en la parte trasera de la universidad, fuera de la vista pública. Insatisfechos con su ubicación inicial, los miembros de PalestinUS se acercaron al profesorado y lograron asegurar un lugar prominente a la entrada de la universidad. Inicialmente la respuesta de esta universidad andaluza contrastaba fuertemente con la de muchos funcionarios universitarios y gubernamentales del sistema universitario de la Florida.

El 8 de mayo, el gobernador Ron DeSantis asistió a una conferencia de prensa en la Universidad de la Florida en Gainesville para criticar las manifestaciones y campamentos pro-palestinos que se están llevando a cabo en las universidades de todo el país. Esta discusión fue impulsada por los arrestos de ocho estudiantes de UF y tres más en la Universidad del Sur de Florida en Tampa.

Presentando fuera del centro de la protesta. Cortesía de Carla Méndez

En la Universidad de Sevilla, a pesar del apoyo inicial de la universidad, las tensiones siguieron aumentando entre PalestinUS y el equipo administrativo de la escuela. Los manifestantes están frustrados porque la universidad sólo está cortando temporalmente sus vínculos con instituciones en Israel y aún mantiene relaciones con corporaciones como Santander, el principal grupo bancario de España que ha sido criticado por financiar los esfuerzos tecnológicos y bélicos de Israel. 

“Nos miran y nos mienten a la cara”, afirmó Oscar, estudiante de la organización PalestinUS.”Dicen que apoyan a Palestina, pero sólo lo hacen hasta cierto punto, dado que prácticamente no se han tomado medidas para cambiar la situación”, resaltó el estudiante. 

En respuesta a lo que los estudiantes describen como “la inacción de la Universidad de Sevilla” , miembros del grupo solidario organizaron una manifestación el 11 de junio en la que ocuparon partes del departamento de filología antes de ser desalojados por la policía local, la cual fue llamada por el rector de la escuela, Miguel Ángel Castro Arroyo. Las imágenes del desalojo en las redes sociales muestran a los estudiantes bloqueando las entradas usando muebles y siendo derribados al suelo, algunos incluso sufriendo heridas. 


La Universidad de Sevilla emitió un comunicado donde Castro Arroyo, pedía la identificación y expulsión de estos estudiantes por parte de la Delegación del Gobierno de España, y que el campamento de estudiantes a la entrada del edificio fuera desmantelado. El campus permanece cerrado y solo permiten la entrada a empleados y estudiantes participando en exámenes finales.

El jardín delantero del campus, anteriormente destinado a campamentos, ha sido ocupado desde entonces por fuerzas policiales locales y cerrado a PalestinUS. Los estudiantes y miembros de la comunidad local han comenzado a protestar afuera de las puertas de la escuela, manteniendo sus demandas de que la universidad corte todos los vínculos con Israel.

“Todavía queda mucho trabajo por hacer”, resaltó una representante estudiantil de PalestinUS (que pidió permanecer en anonimato por temor a represalias) y agregó: “no estamos satisfechos en lo absoluto”.

Las demandas de la organización siguen firmes. La organización de estudiantes y un grupo de profesores han pedido la dimisión del rector. Los esfuerzos de estos estudiantes no muestran signos de acabar y PalestinUS continúa organizando eventos, entre ellos una reunión a llevarse a cabo el lunes 17 de Junio a las 8:00 p.m., en colaboración con el grupo ‘Andalucía con Palestina”, en la histórica Plaza Nueva de Sevilla.

Carteles de protesta frente a la entrada principal de la Universidad de Sevilla. Cortesía de Jacqueline Pecker

A pesar de todas las protestas y esfuerzos por parte de organizaciones de estudiantes y profesores a lo largo de Florida, de los Estados Unidos y a través del mundo, la guerra en Gaza y las tensiones en el Medio Oriente continúan, y no parece probable que se encuentre una solución pacífica en un futuro cercano.

Este reportaje fue escrito por un equipo de estudiantes de la Escuela de Periodismo Lee Caplin que viajaron este verano a Sevilla, España, como parte del programa de estudios en el extranjero de FIU-CARTA. Haga clic aquí para la versión en inglés.

Jacqueline Pecker is an Honors College student at FIU majoring in Digital Communication and Media. She employs her skills in TV production, video editing, writing, public speaking, and the arts in her current position as a social media coordinator and writing tutor for Palm Beach State College. Pecker aspires to work as a multimedia specialist at a media and entertainment company and is making the most of her college experience by seeking various hands-on, media-related opportunities. 

Carla Mendez is a sophomore studying digital communications and media with a minor in political science. Following graduation, she wishes to become a political journalist and work in the news. 

Isabel Rivera is a junior majoring in Digital Journalism with two minors in Art and English. Her interest in culture, the arts, and storytelling has led her to pursue careers in such topics in both journalism and publishing. Isabel’s work can be found in the Miami Herald, Miami New Times, Miami Times, Caplin News, Artburst Miami and PantherNOW. She currently works as a managing editor at Caplin News.

Bautista Samperi is a junior at Florida International University pursuing a degree in Digital Broadcasting. He is passionate about journalism and sports. He has worked in Telemundo Deportes as a freelance sports content creator and his goal is to work in sports media.